criandomama

Parto Consciente, Crianza Respetuosa, Criar con amor.

Violencia Obstétrica ES TAMBIÉN Violencia de Género

Leave a comment

 

 Por Soledad Valenzuela

casilda

Las mujeres desde años ancestrales nos hemos visto involucradas en actos de violencia de género. Esta coerción sobre los derechos fundamentales de las mujeres, se expresa tanto física como psicológicamente y en actos como: violaciones sexuales, asaltos, femicidio, abusos, maltrato físico y psicológico, explotación laboral, prostitución forzada, entre muchas otras manifestaciones. Una de las más invisibilizadas, y también desinformada, es la violencia obstétrica.

La homogenización de la medicina en la vida cotidiana de las personas, dio lugar a que la ginecología, la vida sexual y reproductiva de la mujer se basaran en cálculos científicos, patologizando- y por consecuencia- desnaturalizando a los partos y sus procesos, convirtiéndolos en procedimientos médicos. Es así como nace la violencia obstétrica. Laura Belli, en el artículo “Violencia Obstétrica: otra forma de violación a los derechos humanos”, para la revista Redbioética de la UNESCO define la violencia obstétrica, señalando que “las mujeres son desplazadas por la autoridad del saber médico, y de esta manera, se refuerza la legitimización de la intervención y control por parte de los profesionales de la salud por sobre la voluntad de las mujeres”.

La patologización del parto de bajo riesgo, es en sí, una forma de ejercer violencia simbólica. En ella, las voces y el instinto de la mujer son aplacados por la visión científica de los médicos y profesionales del área, de manera que reducen las posibilidades a las mujeres de valerse por sí mismas dependiendo siempre de la visión médica para enfrentar su vida sexual y reproductiva.

El primer país que ha reconocido la violencia obstétrica bajo concepto legal es Venezuela. En su Ley Orgánica sobre el Derecho de la mujer de una vida libre de violencia, promulgada el año 2007, define a la violencia obstétrica como: “La apropiación del cuerpo y procesos reproductivos de las mujeres por prestadores de salud, que se expresa en un trato jerárquico deshumanizador, en un abuso de medicalización y casilda2patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres”.

En Latinoamérica son pocos los países que han legislado sobre el tema, entre ellos destacan Venezuela, Ecuador y Argentina. Este último, declara en la “Ley de Parto Humanizado” promulgada el 2004,  una serie de derechos para las mujeres en los períodos de trabajo de parto, parto y post-parto. Uno de estos derechos tiene relación a la información que debe ser entregada a la mujer sobre cualquier tipo de intervención médica que tenga lugar en el proceso, y a estar informada sobre las diversas alternativas que se dispongan. Y por otro lado, a ser tratada con respeto y de modo individual garantizando la intimidad y consideración a sus pautas culturales.

Esta ley considera como violencia obstétrica a los siguientes actos:

  • No atender oportuna y eficazmente  las emergencias obstétricas.
  • Obligar a parir a la mujer en posición horizontal y con las piernas levantadas, habiendo los medios necesarios para el parto vertical.
  • Obstaculizar el apego precoz del bebé con su madre, sin causa médica justificada, negándole a la madre la posibilidad de cargarlo o amamantarlo luego de nacer.
  • Alterar el proceso natural del trabajo de parto de bajo riesgo, mediante el uso de técnicas de aceleración, sin el consentimiento de la madre, anteriormente expresado e informado.
  • Practicar el parto por vía cesárea, existiendo las condiciones para un parto natural, sin obtener el consentimiento voluntario, expreso e informado de la mujer.

 

En Chile, los movimientos activistas del parto humanizado y más específicamente sobre la violencia obstétrica, son los que han denunciado estás malas prácticas mediante el uso de redes sociales, como es el caso de “No más Violencia Obstétrica en Chile”, fanspage de Facebook y mediante cartas al director enviadas a diversos medios de prensa escrita del país. Aun así, es poca la información que fluye visiblemente sobre el tema, y por lo general quienes han sido víctimas de tal abuso, son quienes han dado pie a la información que se maneja en el país hasta el momento.

Informar y concientizar sobre el parto respetado y los derechos de la mujer gestante es fundamental para lograr poner fin a la violencia obstétrica. La toma de conciencia también es conjunta con los profesionales de la salud, quienes deben hacer autocrítica a sus métodos médicos y ampliar su conocimiento científico hacia un conocimiento integral del bienestar de la mujer/paciente y comenzar a mirar desde una perspectiva más emocional y respetuosa del otro.

 

Fuentes:

Revista Redbioética/UNESCO. Artículo de Laura Bellí “Violencia Obstétrica: otra forma de violación a los derechos humanos”. Disponible en: http://www.unesco.org.uy/shs/red-bioetica/fileadmin/shs/redbioetica/Revista_7/Art2-BelliR7.pdf

Columna de Gonzalo Leiva para el Mostrador “Violencia obstétrica: una violencia de género invisibilizada”. Disponible en: http://www.elmostrador.cl/opinion/2013/12/03/violencia-obstetrica-una-violencia-de-genero-invisibilizada/

Artículo de Ibone Olza :“Las secuelas de la Violencia Obstétrica”. Disponible en: http://iboneolza.wordpress.com/2013/04/15/las-secuelas-de-la-violencia-obstetrica/

 

Fotografías:

Campaña contra la Violencia Obstétrica de “Las Casildas”. En web: http://www.lascasildas.com.ar

Edición fotográfica por Soledad Valenzuela.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s